CONOCIENDO A JORGE

¿Cuándo y por qué empiezas a practicar yoga?
En mi caso fue una decisión física, me lo recomendaron como parte de un proceso de rehabilitación tras varias lesiones deportivas. Comencé a practicar yoga en 2015. Mi primera clase fue de Bikram Yoga. La sensación que tuve tras esa primera experiecnia me dejó tan impactado que desde entonces no he parado. Me sentía más relajado, mi mente estaba más tranquila; físicamente mi cuerpo dejó de sentir dolor.

¿Cuáles son los beneficios del yoga que sientes fuera y dentro del mat?
La verdad es que son incontables. Más allá del beneficio físico, que es evidente, a mí me sorprendió la mejora en mi estado mental. Sin duda me ha ayudado a mejorar la forma de afrontar el estrés diario. En los últimos años he vivido situaciones personales delicadas y el yoga me ha ayudado a no bloquearme, a no tener un pensamiento único. El yoga te ayuda a observar lo que pasa a tu alrededor. Te paras, respiras e intentas comprender; y si no lo consigues, lo repites. El yoga te hace entender que no puedes controlarlo todo. La práctica es un momento íntimo contigo mismo. Eres tú y no tienes que competir con nadie ni demostrar nada. Si hay algo que me ha enganchado del yoga es que a medida que profundizas más, eres consciente del largo camino que aún tienes: siempre podrás seguir avanzando en la postura, en la respiración o en la conciencia. No tiene fin y eso es liberador.

¿Por qué ZUY?
Creo que es el mejor centro que hay en Madrid. Durante las clases, a pesar de haber otros alumnos, el profesor siempre tiene un momento para ajustarte y permitirte profundizar en el asana. Cada profesor tiene su forma de enseñar y se practican diferentes estilos, lo que te permite mejorar tu práctica desde diferentes ángulos. Además, de manera regular organizan clases con profesores de fuera, por lo que siempre puedes sacar algo que aplicar para mejorar tu yoga.