UN PLAN PERFECTO PARA TI

Puede que hoy no lo entiendas. Puede que duela. Que te resistas a aceptarlo. Que te provoque tristeza, rabia e incomprensión. Pero no trates de buscarle una explicación hoy. Acéptalo. Abrázalo. Sigue viviendo. El sentido no lo encontrarás hoy, probablemente tampoco mañana, sino más adelante. Igual mucho más adelante. Cuando sea el momento. Cuando te toque encajarlo en un gran puzzle. Tu puzzle. Dentro de un plan perfecto que el universo ha trazado para ti, aunque a veces cueste creerlo. Algo mucho más grande que aquella situación, que aquel dolor, que aquella incomprensión. Y entonces lo entenderás todo. Mientras tanto, confía,  ama, vive.